Por qué huele la orina de los gatos.

Existen muchas razones para castrar un gato, pero hoy vamos a hablar de una de las más poderosas: evitar que nuestra casa huela a orina de gato.

Si has adquirido un gato, no lo dudes: antes o después tendrá la irremediable tentación de rociar con perfume todas las esquinas y paredes de su territorio, que casualmente coincide con tu casa.

En este artículo vamos a explicar por qué los gatos marcan su territorio. Por qué la orina de gato tiene un olor tan característico.

Hay diversos motivos por los que los gatos hacen pis fuera del arenero:

Causas médicasDiagnosticar y tratar la enfermedad primaria.
Cistitis idiopáticaIdentificar y tratar con terapia multimodal
Causas primariasDeterminar la preferencia del gato
Marcaje urinarioCastrar. Determinar causas de estrés.

Ya hemos hablado de alguno de estos problemas en otro artículo de este blog, pero en esta ocasión vamos a explicar la causa más frecuente por la que los gatos deciden hacer pis por todos lados.

Vamos a hablar del papel del marcaje en la vida sexual de los gatos.

Distintas formas de buscar pareja.

Todas las especies sienten una atracción irresistible por perpetuar la especie. A todos los seres vivos nos guía un instinto para que nuestros genes sigan existiendo después de que dejemos este mundo y los gatos no son una excepción.

En la naturaleza, los machos utilizan muchas formas de llamar la atención de las hembras. Algunos utilizan reclamos llamativos, como el pavo real.

Cuanto más grande y colorida sea la cola del pavo real, mejor atraerá a las hembras.

Una cola poco brillante y desplumada indica que su portador no está bien alimentado, no sabe buscarse la vida y las pavas intentarán buscarse otro novio que garantice mayores posibilidades de supervivencia para su descendencia.

Durante la berrea, los ciervos más fuertes reúnen harenes de hembras haciendo demostraciones de poder que incluyen duelos de cornamentas y sonidos guturales que pueden oírse a kilómetros de distancia.

Uso de reclamos llamativos para atraer a las hembras.

En muchas especies los machos atraen a las hembras mediante reclamos ostentosos y llamativos, pero en el caso de los gatos su pauta de comportamiento es muy diferente, de hecho es justo la contraria.

El marcaje sexual de los gatos.

Los gatos son tan discretos como prudentes, no les gusta llamar la atención, tienden a ocultar tanto las alegrías, como las penas. Los gatos saben que cuando llaman demasiado la atención, atraen a los depredadores.

Es una cuestión de selección natural: los gatos que ocultan sus emociones sobreviven mejor. Son gatos que tienen más oportunidades de tener descendientes que los que van por ahí dando la nota.

Este es el motivo por el que los gatos tratan también instintivamente de ocultar los síntomas cuando se sienten enfermos.

Los gatos tienen el instinto de pasar desapercibidos.

Así pues, las gatas no andan buscando machos vistosos y llamativos. Tienen otro sistema par descubrir quién es el mejor cazador, el gato mejor alimentado, el que tiene los mejores genes para perpetuar la especie.

Para ello han desarrollado un método infalible: consiste en detectar las proteínas en descomposición que hay en la orina de todo gato bien alimentado.

Es un método discreto pero seguro: si no eres buen cazador, no comes lo suficiente, y si no estás bien alimentado, el perfume de tu orina no mola.

Es un sistema estupendo para saber si el futuro padre de tus gatitos es un apuesto cazador o por el contrario un muerto de hambre.

El olor de la orina, tan repugnante para nosotros, proporciona una información muy importante a las gatas, mucho antes de conocer a su futuro novio.

Los gatos no viven en manada como los perros, suelen ser individuos solitarios y territoriales.  Si hay abundancia de recursos, las hembras pueden establecer lazos matriarcales y vivir en grupos.

Durante las épocas de apareamiento, las gatas se vuelven locas con una orina bien perfumada y no dudan en rendirse a los encantos de los más apuestos cazadores.

Los machos lo saben, y dedican la temporada de celos a que el perfume de su orina alcance al mayor número de gatas posible.

La época de apareamiento abarca en el hemisferio norte desde finales de diciembre a finales de Julio.

Para llamar la atención de las hembras, los gatos machos lanzan su orina contra objetos prominentes y lo hacen tan alto como pueden, en vez de utilizar la postura en cuclillas como cuando orinan normalmente.

gato en su bandeja

Así es como los veterinarios diferenciamos el comportamiento de marcaje del acto normal de micción.

Suelen marcar con su orina zonas de paso, en el caso del gato que vive en tu piso serán esquinas, quicios de puertas, barandillas de escaleras, etc…

La felinina y el sex-appeal de la orina.

El penetrante olor de los machos se produce cuando su orina entra en contacto con el aire.

La orina del gato contiene una sustancia llamada felinina. No es casualidad que reciba ese nombre porque es una molécula característica de la orina de todos los félidos.

La felinina contiene azufre, que al entrar en contacto el aire, se descompone y produce ese olor tan característico y desagradable.

La felinina aporta el olor característico a la orina del gato.

 Como la felinina necesita oxígeno, no se oxida cuando está almacenada en la vejiga del gato y gracias a ello los gatos no apestan. 

Su producción está regulada por la testosterona [una hormona sexual,] por eso los gatos enteros producen mucha más felinina que las hembras y los gatos castrados.

La felinina está formada a su vez por dos moléculas que el organismo del gato no puede sintetizar. Forzosamente necesita ingerirlas previamente.

El gato no puede producir felinina si no está bien alimentado con una dieta rica en proteínas.

Cuanto más habilidoso cazador es el gato, mejor alimentado está y más felinina contendrá su orina. Los gatos enfermos o malos cazadores no producen suficiente felinina para atraer a las hembras.

La felinina es la tarjeta de presentación que acredita al gato como buen conseguidor de comida.

El problema que se presenta en la actualidad es que los gatos consiguen producir abundante cantidad de felinina simplemente comiendo la ración de pienso que les damos a diario. Hemos convertido a los gatos en unos tramposos, su orina ya no indica que son buenos cazadores, tan solo indica que sus dueños los tenemos bien alimentados.

Por tanto si no quieres que tu gato impregne tu piso de un olor apestoso, nuestra recomendación es castrarlo entre los cuatro y cinco meses de edad.

La mejor manera de quitar el olor a orina de gato de tu casa es castrarlo antes de que llegue a la pubertad e inicie el comportamiento sexual de marcaje.

¡ Compartir es amar ! Facebooktwittergoogle_plus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *