Un gato respira mal

Mi gato respira mal.

En la mayoría de ocasiones, cuando el propietario toma conciencia de que su gato respira mal, ha pasado demasiado tiempo.

Por desgracia, a un alto porcentaje de los gatos cuyos dueños lean este artículo, no les va a servir de mucho.

Mucha gente no se da cuenta que su gato tiene un problema respiratorio hasta que sufre un síncope y se lo encuentra medio desmayado.

Por eso es importante saber detectar a tiempo cuando un gato respira mal. En este artículo queremos hablar de las enfermedades que con más frecuencia conducen a cuadros de insuficiencia respiratoria graves en gatos.

Gato con disnea respiratoria

Quede claro que esto no es un tratado de medicina, hay muchas enfermedades por las que un gato puede respirar mal, mi intención es hablar de las que frecuentemente acaban en urgencias con el gato en el veterinario, porque es muy importante detectarlas a tiempo.

Los gatos disimulan que están enfermos.

En muchas ocasiones los dueños no se dan cuenta de que el gato respira mal hasta que presenta un cuadro severo de insuficiencia respiratoria.

Los gatos en la naturaleza tienen depredadores y a lo largo de miles de años han desarrollado una táctica de supervivencia consistente en ocultar cualquier signo de debilidad.

En consecuencia tratarán de esconder los síntomas de un problema de salud y particularmente si es respiratorio.

A pesar de tener una buena parte de los pulmones sin funcionamiento efectivo pueden estar aparentemente sanos.

La importancia de los detalles.

Sanos en apariencia…

Lo usual es que el propietario recuerde posteriormente, una vez que lo hablamos en consulta, pequeños detalles a los que no se había dado importancia.

Siempre hay algo que no iba como siempre: se escuchaba un sonido raro al respirar, adoptaba una postura nueva para dormir o descansar, se escondía, estaba menos activo de lo normal o no comía tanto como antes.

Otras veces nos damos cuenta que el gato llevaba tiempo moviendo el pecho y abdomen más de la cuenta. Una respiración forzada, como si acabara de hacer ejercicio a pesar de estar en reposo.

Ejemplo de un gato que respira mal:

En otras ocasiones, un buen observador se daría cuenta de que abre mucho las fosas nasales al respirar.

En los casos más graves respiran con la boca abierta, estirando el cuello y separando los codos del cuerpo.

Llegados a este punto, es fácil percibir que el gato está angustiado porque no puede respirar.

Está a punto de entrar en colapso cardio-respiratorio que es como solemos verlos en la consulta.

Si estás pensando que tiene que toser para tener un problema respiratorio, te diré que el gato puede tener una grave enfermedad cardio-respiratoria y no toser ni una sola vez.

Propensos a los derrames pleurales.

Una de las razones de la frecuencia con que los gatos sufren insuficiencias respiratorias es que son más propensos que otras especies a padecer derrames pleurales.

Los derrames pleurales son almacenamiento de líquido en el espacio que queda entre los pulmones y las paredes del tórax. Varias enfermedades cardio-respiratorias los producen.

En los casos de derrame pleural, el gato respira mal porque el líquido se almacena en el espacio que necesitan los pulmones para expandirse y ventilarse.

Siempre que veo un derrame pleural me acuerdo de la película del Titanic y sus bodegas llenándose de agua antes de hundirse.

Extraer y analizar el líquido del derrame ayuda a diagnosticar la enfermedad de que se trata.

Es lo que llamamos una toracocentesis que consiste en introducir una aguja en la cavidad torácica del gato y aspirando mediante una jeringa, extraer tanto líquido como podamos.

Toracocentesis en un gato
Infografía de una toracocentesis en un gato con derrame pleural.

Es una técnica que no está exenta de riesgos, pero es la forma más rápida de drenar los pulmones y que el gato pueda volver a respirar.

Los gatos sufren varias enfermedades que acaban produciendo derrame pleural y dependiendo de la enfermedad de que se trate, varía la composición del líquido.

Si el líquido pleural es pus, lo llamamos piotorax y se puede producir por diseminación de otro proceso bacteriano, una posible herida por mordedura o arañazo en pelea con otro gato.

Los piotorax son difíciles de tratar por lo complicado de hacer llegar los antibióticos al lugar donde se produce el derrame.

Liquido pleural gato con linfoma
Líquido del espacio pleural de un gato con linfoma.

Otra posibilidad es que en el derrame nos encontremos líquido linfático, lo llamamos quilotorax y el acúmulo de este líquido puede producirse por rotura de un vaso línfático, ser producido por un tumor que se llama linfoma y a veces no llegamos a saber por qué se produce.

Otra enfermedad que produce derrame pleural es la peritonitis infecciosa felina (PIF), aunque peritonitis significa inflamación del abdomen, lo cierto es que el virus que la produce también puede llenar de líquido la cavidad torácica.

Esta enfermedad no tiene cura y aunque el virus está en todas partes todavía no se sabe con certeza porque produce enfermedad en unos gatos y en otros no.

Otro virus con desenlace fatal y que produce derrame en gatos, normalmente jovencitos, es el virus de la lecuemia felina (FELV.)

Antes de que hubiera vacuna, era muy frecuente ver gatos con problemas pulmonares por culpa de esta enfermedad.

Elisa Test FELV positivo
Test realizado un gato que resulto + a FELV

Los tumores de pulmón también acaban produciendo derrame pleural e insuficiencia respiratoria, ya hemos mencionado el linfoma, también los carcinomas son muy frecuentes. En ocasiones los tumores en pulmón son metástasis de tumores localizados en la piel u otros órganos.

Los problemas cardíacos pueden producir derrame o congestión pulmonar, los gatos con frecuencia sufren enfermedades que afectan al grosor de las paredes del corazón que provocan alteración de las contracciones cardiacas.

Cuando el corazón no puede bombear la sangre correctamente, la circulación de retorno sufre atascos y se acumula en los pulmones, derivando tanto en un posible derrame como una congestión pulmonar.

Sea una cosa u otra, cuando el gato empieza a respirar mal no hay tiempo que perder, porque puede estar cerca de su final. Es raro que estos gatos tosan.

Lo mejor para la suerte del gato es que estas enfermedades sean detectadas en las primeras etapas, cuando apenas constituyen un soplo que puede apreciarse en un simple chequeo veterinarios.

Es una de las razones por la que son tan importantes los chequeos periódicos veterinarios en gatos senior.

Gato con tos amatica
Tos en un gato asmático

Otro tipo de enfermedades si que se caracterizan por la tos: la enfermedad más frecuente es el asma bronquial y la bronquitis crónica. Se calcula que afecta al 1% de los gatos, pero si tu gato es siamés tiene 5 veces más probabilidades de padecerla.

Se ha asociado el hecho de ser un fumador pasivo con la incidencia de asma en niños y es posible que los gatos también se vean afectados.

Al principio el gato tose de vez en cuando, con una periodicidad más o menos larga, con el tiempo la frecuencia se va incrementando y cada vez tose más.

Si tu gato sufre frecuentes accesos de tos, es razonable pensar que pueda tener asma o una bronquitis crónica.

Los gatos asmáticos alternan accesos de tos con periodos de tiempo sin toser, pero cuando la bronquitis se hace crónica la tos se convierte en diaria.

Es una tos típica en la que al final el gato parece como que se atraganta cuando trata de tragar el exceso de mucus que producen sus bronquios.

Ya dijimos antes que esto no se trata de un tratado de medicina, consiste en explicar las enfermedades respiratorias más frecuentes que pueden afectar a los gatos con peligro de acabar en colapso respiratorio.

No existe un síntoma característico que permita diferenciar unas enfermedades de otras, los veterinarios hacemos el diagnóstico en base al historial, exploración del gato y ayudándonos de pruebas complementarias como los RX, análisis de sangre, del derrame e incluso tomando muestras del contenido de los propios bronquios y pulmones.

Muchas enfermedades respiratorias tienen buen pronóstico si se cogen a tiempo.

Ahora lo sabes, si has llegado hasta aquí buscando información porque vienes observando que tu gato respira mal, mi consejo es que no esperes a que entre en colapso cardio-respiratorio.

Cuando llegue ese momento todos nos veremos obligados a actuar de urgencia y habremos perdido un tiempo precioso para la vida de tu gato.

¡ Compartir es amar ! Facebooktwittergoogle_plus

Un comentario en “Mi gato respira mal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *