El pajarito que viene todos los años a las playas de Ferrol

No falla, cada año por estas fechas se hacen los primeros avistamientos de “Charadrius alexandrinus” en las playas de Ferrolterra, un pajaríto popularmente conocido como Píllara das dunas.

Este año no termina de irse el invierno y se han retrasado. El primer macho apareció del 22 de Marzo en Esmelle y pocos días después lo hizo “amarillo-verde,” una hembra anidada, que ya ha criado otras temporadas en esta misma playa.

Publicación en Facebook del primer avistamiento del 2018

En cuanto deje de llover y suba un poco la temperatura, empezará el apareamiento y harán un nido. Les espera un duro trabajo a los dos, el macho tendrá que marcar el territorio intentando tener alejados a otros machos competidores y ella tendrá que incubar en el nido hasta que nazcan los polluelos.

Sólo hasta que nazcan, porque una vez que nacen, deja los polluelos al cuidado del macho dándonos ejemplo de conciliación familiar.

El año pasado hizo mejor tiempo y a principios de Marzo ya había ocho píllaras en pleno pico de hormonas intentando sacar la especie adelante.

Los que no somos especialistas, nos enteramos de estas cosas gracias a la labor de buenos naturalistas que hay en nuestra comarca.

Amamos la naturaleza y nos interesa la preservación del patrimonio natural de Ferrol.

Sentimos como obligación – un año más, – avisar a todos los propietarios de perros que las píllaras ya están aquí.

¿Y porque hay que avisar a los propietarios de perros.?

Perro jugando junto a un cañaveral del humedal de una de nuestras playas.

Sencillo: los perros sueltos en las zonas de nidificación suponen una amenaza flagrante para la preservación de esta especie.

Si todo esto te suena a chino y no sabes que tu perro puede ser autor de un atentado ecológico, te aconsejamos que leas el artículo donde explicamos el milagro de que este pájaro siga viniendo a criar a las playas más salvajes de Galicia.

Podemos resumirlo brevemente: resulta que la Píllara pone sus huevos en la arena de nuestras playas, en las dunas, a veces peligrosamente cerca de la orilla del mar.

La presencia de perros sueltos en las inmediaciones de los nidos hace abandonar la incubación a los adultos, dejando que los huevos se enfríen y a merced de otros predadores como gaviotas, cornejas, lagartos, etc.

Los perros también atacan los nidos y pueden destruir los huevos. Cuando se encuentran con un pollo recién nacido, hasta el perro más cariñoso del mundo lo convertirá en su juguete preferido.

Desde que ponen el primer huevo hasta que los pollos pueden volar y ser autosuficientes pasan dos meses.

Muchos pollos mueren de frío (son muy delicados en eso) porque su única estrategia de salvación es acurrucarse o esconderse debajo de las piedras de los ríos que discurren entre las dunas y que en marea baja conservan charcos. Si las molestias duran el tiempo suficiente, cuando quieren salir ya no pueden.

Chorlitejo patinegro (Charadrius alexandrinus): guía para evitar su extinción en Galicia

El resultado es que aunque cada pareja pone una media de tres huevos y a pesar de que repiten la puesta si les destruyen el nido, en todo Galicia sólo consiguen llegar a volar 0,6 pollos por nido. Por el camino, se pierden el 80%.

Para que la Píllara no desaparezca se necesita que nazcan entre 1 y 1,5 pollos volados por pareja y año.

Carteles anunciando nidos. En ocasiones son vandalizados.

El Decreto por el que se aprueba el plan de conservación del Chorlitejo Patinegro (Xunta de Galicia) prohíbe expresamente en su artículo 10.2 la presencia de perros sueltos en la época de cría

Art. 10.2: “En las zonas de presencia en período reproductivo no se permite la presencia de animales libres (…) y las personas portadoras de animales atados serán responsables de que los mismos no produzcan molestias a las aves.”

El año pasado pusieron huevos tres parejas en la playa de Esmelle, otras tres en Frouxeira y dos en Doniños. Solo llegaron a volar dos pollos en Esmelle, dos en Frouxeira y otros dos en Doniños.

La parte positiva fue que volvieron a criar en Doniños después de varios años sin hacerlo.

Playa de Doniños, Ferrol.
Vista del rio que forma el complejo dunar de la playa de Doniños.

Esto es muy importante porque las píllaras tienden a criar en la misma playa donde nacieron.

Cuando se pierden todos los polluelos y una playa es “abandonada,” hay que esperar a que ejemplares vagabundos se asienten, encuentren pareja y críen con éxito para volver a recuperar la población.

Doniños es la playa más visitada y por tanto con más presión medioambiental.

La Píllara das Dunas debería ser un símbolo medioambiental de Ferrol.

Sólo podremos seguir presumiendo de tener las playas más salvajes y bonitas de España, si conseguimos conservar su flora y su fauna.

Si la Píllara continúa entre nosotros, será porque habremos sabido respetar sus cortejos, sus nidos, sus polluelos, en definitiva: su supervivencia en este mundo.

Sería muy triste que las generaciones futuras solo conocieran la Píllara de las dunas por los los libros.

Nosotros como veterinarios, debemos informar a nuestros clientes, pero picaderos de caballos, escuelas de surf, grupos de aeromodelismo, ala delta, profesores de escuela, etc… también deberían colaborar en la protección de las playas de Ferrolterra.

¡ Compartir es amar ! Facebooktwittergoogle_plus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *