Sedación de gatos en Cristina Veterinarios

Sedación de gatos en nuestra consulta.

Para trabajar con gatos es fundamental tener en cuenta el temperamento de esta especie y en nuestra consulta, cuando la ocasión lo requiere, recurrimos a la sedación de gatos.

Después de años de experiencia, tengo claro que si un gato decide “tu a mi no me tocas,” va a ser imposible hacerle una buena exploración en consulta y no digamos otras pruebas más complejas.

Cuando pongo el transportín sobre la mesa de consulta y lo primero que hace el gato es saludarme con un tremendo bufido (exhibición de colmillos incluida,) propongo al propietario la sedación del gato.

Gato bufando

Los gatos son animales territoriales, sienten más apego a su territorio que a las personas y por eso sacarlos de allí supone una experiencia muy estresante para ellos.

La consulta veterinaria puede también puede convertirse en una mala experiencia para el propietario que ve lo mal que lo pasa su gato.

La muchos gatos sufrirán miedo y ansiedad al ser explorados en consulta, incluso aunque tomemos todas las medidas posibles para minimizar el estrés de la experiencia.

Quizás te interese también: Como llevar el gato al veterinario.

Cuando un gato siente miedo en consulta, suele reaccionar de dos formas contrapuestas:

  • Se queda paralizado por el pánico: en este caso el propietario tiene la falsa percepción de que el gato es muy bueno y se está portando muy bien.
  • Reacciona a la defensiva: se pone agresivo. Son los que saludan dando zarpazos y enseñando los colmillos.

También es posible que el gato quede paralizado por el miedo durante las primeras fases de la exploración, para acabar explotando en un ataque violento repentino.

Hay una serie de señales corporales que nos avisan del estado de ánimo que está sintiendo el gato en cada momento y que nos permiten predecir si el gato va a tolerar una exploración en consulta o no.

Si el gato da muestras de ansiedad o miedo, lo aconsejable es someter al gato a un procedimiento de sedación que aplicaremos mediante una inyección.

Exploración de la lengua de un gato previamente sedado permite observar la presencia de úlceras.

La sedación relaja física y mentalmente al gato, lo que nos permitirá hacer aquellas pruebas que sean molestas o requieran un posicionamiento especial: explorar el interior de la boca, extraer sangre, hacer radiografías, ecografías, etc…

La ventaja es que el gato nos dejará trabajar sin sentir pánico, angustia o malestar, al tiempo que preservamos la integridad física del propietario y el personal de la clínica.

Pongamos por ejemplo una ecografía: necesitamos que el gato permanezca inmóvil, panza arriba, encima de una colchoneta entre 10 y 20 minutos.

Gata sedada durante ecografía.
Ecografía de una gata sedada.

¿Cuantos gatos aceptarán pacíficamente este procedimiento.?

No olvidemos que pueden sentir dolor debido a la enfermedad por la que acudieron a consulta.

Es fácil imaginar que si el gato está repartiendo arañazos y mordiscos a diestro y siniestro, va a ser muy complicado obtener las imágenes ecográficas necesarias para hacer un buen diagnóstico.

El cliente se las merece porque las está pagando.

Cristina Veterinarios – Nos gusta trabajar con gatos.

También disponemos de protocolos de sedación pre-consulta que permiten manejar en casa aquellos gatos más conflictivos o que no se dejan meter en un transportín.

Propietarios reacios al procedimiento de sedación.

A veces los propietarios temen que “luego no se despierte,” todos hemos oído alguna vez de problemas con las anestesias, las malas noticias vuelan.

Sin embargo la sedación de gatos, con objetivo de tranquilización, es un procedimiento muy seguro, que se practica en condiciones muy distintas a las de una anestesia profunda practicada en quirófano con motivo de una cirugía.

Gato despierto despues de sedacion

Incluso hay protocolos que se pueden revertir: duermes al gato durante 30 minutos, lo suficiente para poder trabajar y cuando acabas aplicas otra inyección que en 5 minutos lo despierta.

En animales muy enfermos, utilizamos combinaciones de fármacos a bajas dosis que aportan seguridad extra al procedimiento.

Es cierto que el riesgo cero no existe, nadie puede asegurarnos que no vamos a tener un accidente de tráfico camino de la clínica.

Lo que hay que tener presente es que, con los fármacos actuales, las probabilidades de que la sedación cause problemas irreversibles en la salud de nuestro gato son mínimas.

Los protocolos que utilizamos actualmente, son muchísimo más seguros que los que teníamos hace 20 años cuando acabé la carrera.

Necesitamos sedar a tu gato por su propio bienestar y porque necesitamos trabajar en condiciones adecuadas para dar un buen diagnóstico y el tratamiento adecuado.

Ahora ya lo sabes, si te proponemos la sedación de tu gato, antes de oponerte al procedimiento, piensa en su bienestar y en la calidad del servicio que podemos darte.

Algunos gatos no dejan otra opción.

Un comentario en “Sedación de gatos en nuestra consulta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *