Icono del sitio Clínica veterinaria Cristina

Como elegir un perro para casa.

Como elegir el perro adecuado

Es increíble, pero la mayoría de la gente dedica menos tiempo a elegir un perro que una planta de interior.

¿Necesita mucha luz? ¿Cada cuánto hay que regarla?

¿Se estropea cerca de la calefacción.?

En cambio, nos lanzamos a convivir los próximos 10 o 15 años de nuestra vida con el primer perro que llega a nuestras manos.

Y el asunto tiene más importancia de lo que parece. Se ha demostrado que elegir correctamente el perro es imprescindible para prevenir el abandono o la eutanasia.

¿Tiene experiencia? ¿Ha tenido otros perros?

¿Se trata de un anciano, que con un tirón de la correa, puede acabar con los huesos en el suelo?

¿Va a vivir en la casa de un coleccionista de valiosas antigüedades?

¿Niños pequeños?

Es imprescindible tener en cuenta una serie de factores antes de elegir el perro adecuado.

Los exponemos a continuación:

Elegir el perro adecuado.

Elegir la raza adecuada.

Unas razas fueron seleccionadas para trabajar: cazadores, guardianes y defensores. Mientras que otras fueron seleccionadas para la belleza, el juego y la compañía.

Lo llevan en sus genes.

Las razas de trabajo necesitan mucha más actividad al aire libre que las razas de compañía o belleza.

Es importante tener en cuenta el tiempo libre y el espacio de que disponemos antes de elegir una raza.

Un perro que durante generaciones fue seleccionado para reunir rebaños, va a necesitar mucha más actividad física que un perro seleccionado para vivir entre almohadones.

Es lo que hay.

Algunos perros han sido seleccionados para juego y compañía desde hace siglos.

Debes decidir si quieres una raza pura o un cruce.

La endogamia aumenta las posibilidades de transmisión de enfermedades hereditarias, tanto físicas como psíquicas [de comportamiento]

Es importante conocer los problemas sanitarios a los que está predispuesta una raza, particularmente si el presupuesto es limitado y hay dificultades para afrontar más gastos veterinarios que los rutinarios.

Hay cuestiones -que aunque no ayudan a elegir la raza,- sirven para descartar ciertos tipos de perro:

puede que te guste dar largos paseos por el campo, puede que estés interesado en el agility o el rescate, pero también puede que seas una persona hogareña o tener alguna incapacidad.

Existen razas muy bien adaptadas al Agility.

¿Vives en un piso de 50 metros cuadrados o en un chalet con un jardín de 2 hectáreas.?

Hay que tenerlo en cuenta para descartar perros por tamaño.

En mi opinión, si vives en un piso de una gran ciudad, no deberías elegir perros de más de 10kg, a no ser que vayas a tener mucho tiempo libre en los próximos 10 años.

Pero ojo, un amplio jardín no garantiza la estabilidad emocional de un perro de trabajo, necesita desfogarse y que se le saque a pasear.

Si el perro se aburre puedes acabar con el jardín lleno de agujeros, por no hablar de problemas peores.

Uno o dos paseos al día de 15 minutos de duración, pueden ser suficientes para razas de pequeño tamaño, pero no satisface las necesidades de un perro de trabajo.

Tampoco hay que subestimar la capacidad física de perros que han sido seleccionados para belleza.

Soy corredor y te aseguro que mi caniche rueda tiradas de 10 km sin despeinarse.

Con la ilusión de los primeros días, habrá peleas en la familia por sacarlo a pasear, pero con el tiempo esta actividad acabará recayendo en unos pocos.

Puede que los hijos se vayan a estudiar a otra ciudad o puede que cambiemos a un trabajo con un horario más exigente.

Las posibilidades de tiempo libre en espacios abiertos escasean en nuestras sociedades.

Ten en cuenta que en el futuro quizás no tengas tanto tiempo libre como ahora.

¿Raza que tira pelo? 

Si no soportas ver pelos en la alfombra es mejor que busques una raza que no tira pelo, pero nadie es perfecto, y a estas razas el pelo no les para de crecer. Necesitan ir al peluquero periódicamente.

Las razas de pelo largo necesitan cepillados diarios para retirar pelo muerto y evitar que formen nudos. También dan más trabajo al volver a casa si les ha caído un chaparrón encima.

Las razas de pelo corto, no necesitan tanto mantenimiento.

Hay razas con tendencia a babear y derramar la comida y la bebida cuando comen.

¿Aceptas que su bigote vaya goteando agua por las alfombras.?

No esperes que use la servilleta. Lo tendrás que hacer tú por él.

Existen razas apropiadas para personas alérgicas, debes tenerlo en cuenta porque es un importante motivo de abandono.

Existen páginas web con test de selección de razas, que se basan en los criterios que acabamos de mencionar. Si las utilizas, mi consejo es probar más de un test.

Desconfía de las que solicitan tu símbolo del zodiaco, o te preguntan si tardas mucho en maquillarte, no son criterios válidos para elegir «una raza adecuada a tu personalidad.” Eso es una chorrada.

Elegir un perro por la edad.

Adquirir un cachorro.

Mi consejo, sobre todo si eres primerizo, es un cachorro entre 8 y 12 semanas de edad porque son más receptivos a la socialización y se adaptan mejor a nuevos ambientes.

El periodo de sociabilización nos permite modelar a nuestro perro.

El periodo de socialización es el más importante en la vida del perro y el que más consecuencias tiene sobre su conducta en el futuro.

Si es la primera vez que oyes hablar de esto, es importante que leas nuestros artículos sobre socialización y cómo aprende un cachorro, antes de que tu nuevo perro llegue a casa.

Si se separan de la camada demasiado pronto, antes de las 7 semanas, aumenta el riesgo de que presenten después problemas de comportamiento: miedo a otros perros, falta inhibición a la mordida y falta de control emocional.

Los cachorros aprenden a inhibir la mordida cuando juegan con sus hermanos de camada.

Un perro adulto para adoptar.

Las personas que deciden adoptar perros adultos deben conocer el historial de su nueva mascota.

Los perros adultos que recibieron poca socialización o malos tratos, tendrán dificultades para adaptarse a nuevos ambientes.

Si nunca has tenido perro y quieres adoptar un perro adulto, mi consejo es que te asegures que está bien socializado y que no presente ningún problema de comportamiento.

Es imprescindible conocer si ha tenido un pasado traumatico, porque dificulta mucho su adaptación.

Elegir macho o hembra

Los machos tienen mayor propensión a marcar, montar, masturbarse y mostrar comportamiento agresivo.

Las hembras son más fáciles de manejar y más recomendables cuando se tiene perro por primera vez, en hogares con niños pequeños o familias numerosas.

Donde buscar un perro.

En un criador de perros.

Si quieres un perro de raza, lo más recomendable es buscar un criador con reputación.

Un criador que se preocupe por dar a sus camadas contacto humano desde las primeras semanas de vida, que practique la socialización temprana con regularidad.

Está demostrado que la manipulación humana durante las primeras semanas de vida, mejora la resistencia al estrés y la estabilidad emocional del cachorro en el futuro.

Es fundamental que el cachorro sea acariciado, se le hable y reciba contacto agradable con humanos desde la primera semana de vida.

Infórmate si el criador cruza perros de distintas líneas genéticas.

La endogamia se usa para fijar caracteres deseables, pero el problema se presenta cuando las virtudes vienen genéticamente unidas a determinados defectos, en cuyo caso los genes buenos y los genes malos viajan juntos.

Algunas razas de belleza son particularmente propensas a presentar enfermedades congénitas.

Algunas razas de trabajo también, sobre todo individuos que han sido seleccionados por belleza en vez de aptitud física.

La actividad física intensa es incompatible con problemas osteoarticulares.

Cuando se seleccionan animales para trabajo, no queda otro remedio que desechar los animales portadores de taras físicas.

La selección natural se impone, pero no siempre ocurre cuando hablamos de perros de belleza a los que no se exige trabajo físico.

Un perro con displasia de cadera nunca podrá cuidar un rebaño, pero si puede actuar en un ring de exposición.

Los criadores profesionales no tienen inconveniente en dar referencias de veterinarios o de antiguos clientes. Tampoco tienen inconveniente en enseñar sus instalaciones.

Desconfía de un criador que se niega a enseñarte sus instalaciones o no puede darte un veterinario de referencia.

Elegir un perro en una tienda.

Una tienda NO son un lugar recomendable para elegir un perro.  La mayoría de los cachorros que llegan al escaparate, han sido destetados antes de tiempo.

Estos cachorros suelen sufrir estrés post-destete durante el transporte y el alojamiento previos a la venta.

Para empeorar las cosas, se juntan con cachorros de distintos orígenes, lo que facilita el contagio y transmisión de enfermedades.

El estrés es causa de inmunosupresión y elevada mortalidad en cachorros. Son frecuentes los fallos vacunales, muchos se ponen enfermos incluso antes de recibir las primeras vacunas.

Actualmente la mayoría de legislaciones sobre protección animal, prohíben la venta de animales en escaparates.

Elegir un perro en una protectora.

Si quieres adoptar un perro, hay protectoras profesionales, con gente experimentada que conoce bien los animales disponibles en sus instalaciones.

Asegúrate de que te ofrecen el perro que mejor se adapta a tus necesidades y no el que están deseando perder de vista. Por desgracia ocurre con frecuencia.

Es muy importante conocer los antecedentes de nuestro futuro perro.

Aunque queda muy guay adoptar un galgo con antecedentes de malos tratos, lo cierto es que la mayoría de estos perros presentan problemas emocionales difíciles de manejar.

Se muestran miedosos de por vida, tienen problemas de adaptación, y precisan un proceso de resocialización.

Necesitan propietarios experimentados y con mucho tiempo libre. Mucha paciencia. No son adecuados para primerizos.

Debes saber que tendrás que dedicarle mucho tiempo [además de cariño,] y que puede necesitar incluso ayuda de etólogos profesionales.

Es muy importante conocer el entorno en el que se ha criado el perro y las razones por las que fue abandonado; por desgracia esta información no siempre está disponible.

Elegir un perro por temperamento.

Normalmente preferimos elegir un perro tranquilo, un perro que sea de carácter equilibrado.

Te damos algunos consejos para elegir un perro tranquilo.

Cuando tenemos que escoger un perro de una camada, existen dos tendencias opuestas:

Así estamos eligiendo los temperamentos extremos: el más atrevido y valiente o el más tímido y retraído del grupo.

Mala estrategia, en mi opinión.

Ya hemos hablado de cómo el temperamento influye en la socialización.

La actitud del cachorro en su camada es un factor de selección a tener en cuenta.

Lo recomendable es evitar los extremos.

Un perro que se acerca en el rebaño de la camada, nos indica que está integrado con sus compañeros o hermanos,

es deseable que se muestre algo precavido al principio.

Un cachorro equilibrado necesitará comprobar que no somos una amenaza, antes de aceptar nuestras caricias y jugar con nosotros.

Siempre debe combinarse la observación del animal, con la información de la raza y la que nos aporten de sus padres.

Existen test de temperamento como el de Campbell o el de Volhard; sin embargo requieren unas condiciones específicas, que no siempre se dan durante la visita a un criador o una protectora, necesitan cierto conocimiento y experiencia.

La mejor época del año para adquirir un perro.

Como ya hemos dicho, un correcto manejo durante la etapa de socialización es el factor clave para adaptar a un cachorro a vivir en sociedad.

Para conseguir una correcta socialización es imprescindible someter al cachorro a nuevos estímulos de manera gradual.

Buena parte de estas vivencias podremos dárselas en casa [contacto con parientes y amigos, niños, sus primeros baños, etc…] pero otro tipo de experiencias sólo pueden darse en la calle.

Perros correctamente socializados conviviendo en el parque. Foto: David Shankbone.

Me refiero a acostumbrarlo a circular por calles muy concurridas, al tráfico, a viajar en coche, a relacionarse con otros perros, etc.. Por este motivo, siempre aconsejo mejor adquirir el perro en primavera-verano.

En esta época hay más horas de luz, pasaremos más tiempo en la calle, y si estamos de vacaciones, tendremos más tiempo para dedicar al perro.

En invierno los días son cortos, pronto se hace de noche y el clima no invita a estar en la calle, las oportunidades de socialización se reducen.

Sospecho que esta cuestión explica [al menos en parte,] el alto porcentaje de abandono que se da en los perros que se regalan por Navidad.

Según mi experiencia los perros que se adquieren en verano, presentan menos problemas de adaptación que los que se adquieren en invierno.


Estas son, a mi juicio, las principales cuestiones a tener en cuenta antes de adquirir un perro.

Si has llegado hasta aquí, significa que eres de los que se informa antes de elegir el perro adecuado y te felicito por ello.

Tu futura mascota tendrá mayores posibilidades de pasar una vida feliz a tu lado.

Salir de la versión móvil