Cómo evitar que mi perro escarbe en el jardín

perro escarbando jardin

Cuando nuestro perro escarba en el jardín, es importante comprender las razones detrás de su comportamiento.

Puede hacerlo para buscar frescura, guardar objetos, escapar, divertirse, por aburrimiento o por curiosidad.

Para evitarlo, es recomendable realizar cambios ambientales, ofrecer juguetes para mantenerlo entretenido y restringir el acceso al jardín en casos de ansiedad por separación.

También podemos redirigir su conducta hacia un lugar específico del jardín y proporcionarle suficiente ejercicio físico y mental. Bloquear su acceso al jardín también puede ser útil. Adaptar las estrategias a las necesidades individuales de nuestro perro es fundamental.

Índice
  1. Causas por las que los perros escarban en el jardín
  2. Estrategias para evitar que el perro cave en el jardín
  3. Bloquear el acceso del perro al jardín
  4. Importancia de adaptar las estrategias a las necesidades individuales del perro

Causas por las que los perros escarban en el jardín

Los perros pueden escarbar en el jardín por diversas razones que es importante entender para abordar adecuadamente este comportamiento.

Algunas de las principales causas son:

Necesidad de buscar frescura y descanso

perro jugando en la playa

Los perros tienen la tendencia natural de buscar lugares frescos para descansar, especialmente en épocas de calor. Si no proporcionamos un espacio fresco y cómodo en el interior de nuestra casa, es muy probable que busquen refugio cavando en el jardín para satisfacer esa necesidad.

Es importante tener en cuenta esta razón al diseñar estrategias para evitar que escarben.

Guardar objetos o alimentos

Algunos perros escarban en el jardín con la intención de enterrar objetos o alimentos, como instinto.

Esta conducta es común en perros que tienen acceso a alimentos en abundancia, o aquellos que se sienten amenazados por otros animales que podrían robarles su comida.

Si identificamos esta causa, debemos asegurarnos de proporcionar una alimentación adecuada y de mantener el área del jardín libre de objetos o alimentos que puedan incitarlos a cavar.

Escapar o buscar protección

Algunos perros pueden cavar en el jardín con el objetivo de buscar una vía de escape o de encontrar protección.

Puede ser una señal de que se sienten inseguros o ansiosos debido a factores externos, como ruidos fuertes o presencia de otros animales.

Es esencial prestar atención a esta causa y buscar formas de brindarles seguridad y protección en otros aspectos de su entorno.

Diversión, aburrimiento y curiosidad

¿Te gusta este artículo?

Puede que también te guste mi Newsletter.

Suscríbete y recibirás consejos veterinarios gratuitos.

Semana que no estás suscrito, consejo que te pierdes.

No te olvides de confirmar la suscripción (podría estar en tu carpeta de spam).


Como te decía:

La diversión, el aburrimiento y la curiosidad seguramente son las causas más frecuentes por los que tu perro escarba en el jardín.

Algunos perros disfrutan de la actividad de cavar y lo hacen como una forma de entretenimiento. Esto suele ocurrir en perros que no reciben suficiente estimulación física o mental.

Si tu perro es muy activo y no hace todo el ejercicio que necesita, seguramente rasque el suelo para descargar toda esa energía acumulada.

Comando "junto" de obediencia

Un perro necesita tres paseos diarios de entre 30 y 60 minutos para poder quemar toda la energía acumulada.

Perros muy activos pueden necesitar más.

Proporcionarles suficiente ejercicio, juegos interactivos y entrenamiento ayudan a reducir esta conducta.

Estrategias para evitar que el perro cave en el jardín

Para evitar que nuestro perro cave en el jardín, es crucial implementar estrategias adecuadas que satisfagan sus necesidades y redireccionen su comportamiento.

A continuación, te explico algunas recomendaciones:

Cambios ambientales para satisfacer sus necesidades

El primer paso consiste en proporcionar a nuestro perro un entorno que cubra sus necesidades básicas y reduzca su deseo de escarbar en el jardín.

Algunas medidas que podemos tomar incluyen:

  • Proporcionar un lugar fresco y cómodo: Instalar una caseta cómoda y fresca dentro de casa, donde nuestro perro pueda descansar y refugiarse del calor.
  • Ofrecer juguetes para mantenerlo entretenido: Brindarle juguetes interactivos que lo mantengan ocupado y distraído, lo cual reduce su inclinación a cavar por diversión o aburrimiento.
  • Restringir acceso al jardín en caso de ansiedad por separación: En situaciones de ansiedad por separación, es recomendable limitar el acceso del perro al jardín cuando esté solo, y asegurarle compañía y estímulos adecuados.
perro con juguete

Redireccionar la conducta hacia un lugar específico

Una estrategia efectiva consiste en redirigir la conducta del perro hacia un área determinada del jardín donde se le permita excavar.

Podemos seguir los siguientes pasos:

  • Preparar un agujero de excavación y estimular al perro: Crear un agujero designado en el jardín, enterrar un juguete o un objeto que le interese a nuestro perro y animarlo a desenterrarlo. Esto le brindará una actividad apropiada y recompensante.
  • Reforzar positivamente cuando cava en el lugar designado: Cada vez que nuestro perro cava en el agujero específico, debemos elogiarlo y recompensarlo, asignando un valor positivo a esa conducta particular.

Proporcionar suficiente ejercicio físico y mental

Una de las causas comunes de que los perros caven en el jardín es el exceso de energía acumulada.

Para ayudar a desahogar esta energía y reducir su necesidad de cavar, es fundamental proporcionarle suficiente ejercicio físico y mental.

Algunas actividades recomendadas son:

  • Paseos diarios: Realizar paseos regulares a diario, lo cual le permitirá gastar energía y explorar nuevos entornos.
  • Juegos interactivos: Jugar con nuestro perro utilizando juguetes interactivos como pelotas de lanzamiento o juguetes de búsqueda y recuperación.
  • Sesiones de entrenamiento: Realizar actividades de entrenamiento regularmente, ya sea en casa o en un espacio al aire libre, fomentará su desarrollo mental y estimulará su capacidad de aprendizaje.
perro de agility

Recuerda que cada perro es único y puede requerir enfoques diferentes, por lo que es importante adaptar las estrategias a las necesidades individuales de nuestro compañero peludo.

Bloquear el acceso del perro al jardín

Una forma efectiva de evitar que nuestro perro cave en el jardín es bloqueando su acceso a ciertas áreas.

Para lograrlo, podemos utilizar diferentes métodos que brinden seguridad y delimiten claramente los espacios a los que nuestro perro puede acceder.

Utilizar cercas o puertas para bebés al aire libre

Una opción práctica es instalar cercas alrededor del jardín, especialmente en las áreas donde nuestra mascota exhibe un comportamiento de excavación frecuente.

Estas cercas deben tener una altura adecuada para evitar que el perro las salte y deben estar bien aseguradas al suelo para prevenir posibles escapes.

También podemos utilizar puertas para bebés al aire libre, colocándolas estratégicamente para bloquear el acceso a zonas del jardín donde no queremos que nuestro perro escarbe.

Colocar piedras o vallas en zonas de cava frecuentemente

Otra opción es colocar piedras grandes o vallas en las áreas donde nuestro perro tiende a cavar con mayor frecuencia.

Las vallas electrificadas de bajo voltaje resultan muy útiles en estos casos.

Estos obstáculos físicos dificultarán su acceso y desalentarán su comportamiento de excavación.

Es importante ubicar las piedras o vallas de manera estratégica, asegurándose de que no interfieran con el movimiento y la comodidad de nuestro perro.

Al bloquear el acceso del perro al jardín con cercas, puertas para bebés al aire libre, piedras o vallas, establecemos límites claros y protegemos las áreas que queremos preservar.

Este enfoque nos permite controlar el comportamiento de excavación de nuestro perro y evitar daños en el jardín.

Importancia de adaptar las estrategias a las necesidades individuales del perro

La clave para evitar que nuestro perro cave en el jardín radica en comprender las necesidades individuales de cada mascota.

Cada perro es único y puede tener diferentes motivaciones detrás de su comportamiento. Es fundamental adaptar nuestras estrategias a estas necesidades para obtener resultados efectivos.

Al observar a nuestro perro, debemos estar atentos a señales que nos ayuden a identificar qué lo está impulsando a escarbar en el jardín.

Puede ser la búsqueda de frescura y descanso, la necesidad de guardar objetos, el deseo de escapar o encontrar protección, el aburrimiento o la curiosidad hacia olores interesantes.

Al entender las razones detrás de su comportamiento, podremos abordarlo de manera más precisa y adecuada.

Una vez identificadas las motivaciones de nuestro perro, podemos implementar estrategias específicas. Por ejemplo, si busca un lugar fresco, podemos proporcionarle una caseta cómoda y fresca dentro de casa. Si cavaba por diversión, podemos ofrecerle juguetes interactivos para mantenerlo entretenido.

En casos de ansiedad por separación, restringir su acceso al jardín cuando esté solo y proporcionarle compañía y estímulos suficientes puede ayudar.

Otra estrategia efectiva es redirigir su conducta hacia un lugar específico en el jardín. Preparar un agujero de excavación y enterrar un juguete que pueda desenterrar puede redireccionar su instinto de cavar.

Al reforzar positivamente su comportamiento cuando cava en el lugar designado, estaremos fomentando que lo repita y evite hacerlo en otras áreas del jardín.

Pasando tiempo con el perro al aire libre.

Además, es fundamental proporcionar suficiente ejercicio físico y mental a nuestro perro. Paseos diarios, juegos interactivos y sesiones de entrenamiento son excelentes maneras de desahogar su energía y mantenerlo mentalmente estimulado.

Al satisfacer sus necesidades de actividad, reducimos su necesidad de cavar en el jardín como una forma de liberar su energía acumulada.

Recuerda que cada perro es único y puede requerir diferentes enfoques. La adaptación de las estrategias a las necesidades individuales de nuestro perro nos ayudará a abordar eficazmente su comportamiento de cavar en el jardín.

Si enfrentamos dificultades para controlar este comportamiento, es recomendable buscar la ayuda de un veterinario para obtener orientación personalizada.

Suscríbete a la Crisletter:

¿Quieres saber más?

Pues suscríbete a la Crisletter.

No se si entiendes mucho o poco de perros y gatos, pero puedo asegurarte que si entras en mi newsletter mejorarás el vínculo con tu mascota.

Así de sencillo.

Semana que no estás suscrito, consejo que te pierdes.

Darse de alta es gratix, darse de baja también.

(No hace falta que te suscribas si ya recibes la Crisletter de cristinaveterinarios.com)

jose luis guerrero BN

«Ayudo a que la gente disfrute de sus mascotas»

José Luis Guerrero - Veterinario

Quizás te interese tambien:

Subir