Icono del sitio Clínica veterinaria Cristina

Mi perra esta embarazada

Perra preñada de 40 días

«Mi perra está embarazada» es una búsqueda frecuente de propietarios de perros en internet. Aunque es más apropiado hablar de gestación o preñez de la perra.
¿Está preñada mi perra? ¿Cuanto dura el embarazo? ¿Debo cambiar la alimentación de mi perra gestante? Te explicamos todo en este artículo.

¿Está preñada mi perra?

La forma más rápida de saber si una perra está preñada, es hacer una ecografía 22 días después de la última monta.

Con la ecografía podemos detectar los fetos, ver su viabilidad, hacer un estudio del aparato genital de la hembra y estimar una fecha aproximada del parto.

Si no se hace ecografía hay que esperar a los 40-45 días, cuando los fetos se habrán hecho lo suficientemente grandes y pueden palparse a través del abdomen. En perras gordas o nerviosas, puede ser complicado hacer un diagnóstico de gestación seguro mediante palpación.

Al final de la gestación también se observará un desarrollo de las mamas. Sin embargo también aumentan cuando existe embarazo psicológico, por lo que no es un método fiable.

Los comportamientos maternales, como hacer el nido, son dudosos, porque el embarazo psicológico también puede inducirlos.

Las radiografías permiten diagnosticar la gestación desde que el feto forma el esqueleto, pero no antes, la mineralización de los huesos ocurre a partir a partir de los 45 días de gestación. Las radiografías son más fiables que la ecografía para determinar el número de fetos presentes.

Para una mejor identificación, hemos coloreado de azul los cráneos y raquis de los embriones.

Las razas toy suelen tener camadas de 1 a 4 cachorros, mientras que las razas grandes suelen tener camadas de 8 , 10 e incluso 12 cachorros.

También hay test hormonales, pero son distintos de los test de embarazo humanos. La única hormona específica de la gestación en perra es la relaxina que será detectable a partir de los 20 y 25 días.

Es un test muy fiable, pero no ofrece ventajas sobre la ecografía, ya que como hemos comentado, ésta además nos permite ver el estado del aparato genital, si los fetos están vivos, diagnosticar una posible reabsorción, etc…

Nosotros solo recomendamos los test de relaxina cuando existe un historial de gestaciones anteriores que no han llegado a término.

¿Cuánto dura la gestación?

Conocer el día del parto es una información importante para planificar el parto y la alimentación, a veces decisivo si se trata de una perra que puede requerir una cesárea.

El problema es que, como normalmente se hacen varias cubriciones en días alternos, se complica el cálculo del momento preciso del parto. ¿Desde qué día empezamos a contar? ¿Desde el día de la primera monta o desde el día de la última.?

El rango de días de posible parto va desde los 55 a los 72 días de la primera monta, poca precisión cuando lo que interesa es saber el día exacto del parto. Lo más probable es calcular entre 63 a 65 días de la primera monta aunque ya hemos dicho que en realidad el rango puede ser más alto.

Mediante citologías vaginales puede determinarse con exactitud el día que finaliza el celo (inicio del diestro) y tomando esta fecha como referencia se determina con mayor precisión la fecha de parto que normalmente será a los 57 días de la finalización del estro.

Los veterinarios podemos explicar cómo tomar muestras diarias durante los últimos días de celo posteriores a la monta, que pueden posteriormente ser observadas por microscopio.

Este es el método más sencillo y seguro, pero como en este momento no se sabe si la perra está preñada, en la práctica pocos propietarios se preocupan de determinar el momento del fin del celo.

Cuando la gestación está a término, puede precisarse mejor el día si empezamos registrar la temperatura rectal de la perra, dos veces al día, a partir del día 55 de la primera monta.

Entre 8 y 24 horas antes del parto, la temperatura rectal de la perra descenderá entre 1º – 1,5º.

El descenso brusco de la temperatura anuncia un parto inminente.

Algunos cambios que se producen en la gestación:

– A partir de los 25 días pueden tener anemia. Es una anemia fisiológica, se produce porque aumentan las necesidades de sangre a medida que crecen los fetos. Esta anemia se corrige tras el parto.

– En algunas perras, en el último tercio de la gestación, les sale un líquido por la vulva, se trata descarga vaginal mucosa transparente sin olor,  es normal que suceda y no debe causar alarma.

Alimentación de perras preñadas:

Mucha gente aumenta la ración de pienso de su perra al inicio de la gestación, sin embargo ésta es una mala práctica, la ración no debe aumentarse hasta las últimas 3 semanas.

Durante las 6 primeras semanas de preñez, los embriones solo crecen el 30% del tamaño que tendrán en el momento del parto. Sin embargo, tras la sexta semana, los cachorros crecen el 70% de lo que pesarán al nacimiento.

Por lo tanto, para asegurar un crecimiento y desarrollo fetal óptimo debe aumentarse progresivamente la ración de pienso de la perra, coincidiendo con el crecimiento exponencial de los cachorros o sea en las 3 últimas semanas de gestación,

Si la perra tiene un peso adecuado en el momento de la monta, no es necesario aumentar la cantidad, ni el tipo de pienso durante las 6 primeras semanas de gestación.

Un exceso de alimentación desde el inicio de la gestación conducirán a un aumento de peso y unos fetos más grandes que pueden producir complicaciones durante el parto.

Por tanto, en la sexta semana de gestación, es cuando debe cambiarse el pienso de mantenimiento por uno de crecimiento de cachorros y aumentarse progresivamente la ración diaria de pienso, de forma que en el momento del parto su consumo diario sea un 50% más elevado que sus necesidades normales de mantenimiento.

A medida que los fetos aumentan de tamaño, se reduce el espacio abdominal disponible para el estómago, por lo que se aconseja proporcionar varias raciones pequeñas de pienso a lo largo del día al final de la gestación, de esta forma la perra no tendrá problemas para llenar su estómago con la comida necesaria para satisfacer sus necesidades.

Los piensos para cachorros correctamente formulados, son un 30% más concentrados en nutrientes que los de mantenimiento para adultos, por lo que son especialmente aptos para hembras gestantes con amplias necesidades nutricionales y un apetito limitado.

Entre un día y una semana antes del parto, se desarrollan las mamas y empiezan a producir leche. Muchas perras dejan de comer las horas anteriores al parto.

Esperamos que haya sido interesante, en próximos artículos explicaremos el manejo del parto y alimentación de perras en lactación. Pincha aquí si quieres recibir actualizaciones por correo de nuestro blog.

 Otros artículos que pueden interesarte:

Salir de la versión móvil