Icono del sitio Clínica veterinaria Cristina

Bultos en perros, cuando preocuparse.

Servicio de Quimioterapia mascotas

Es ley de vida.

Con el paso de los años, pueden aparecer bultos en la piel de nuestra mascota.

Tu chuspi seguirá viviendo feliz, como si nada hubiera pasado.

Le verás moviendo el rabo, con su apetito de siempre, y puede que pienses que no hay nada de que preocuparse.

Tema controlado.

Sin embargo, te aseguro que, ese sentimiento de seguridad es peligroso,

He visto demasiados peludos pasándolo mal por culpa del cáncer a lo largo de mi carrera.

Nunca dejes un tumor sin mirar.

Por desgracia, mirando y tocando un tumor, los veterinarios no es podemos saber si es benigno o maligno.

Cualquier bulto, especialmente en perros y gatos mayores, debe ser investigado para saber su grado de malignidad.

Si regularmente buscar masas en la piel de tu peludo, aumentas considerablemente las posibilidades de detectar los tumores a tiempo.

Lo más práctico es aprovechar los días de baño y/o cepillado, son el mejor momento para toquetearle la piel.

La mayoría de los tumores se curan con una sencilla cirugía.

Pero en otras ocasiones, esa masa que ves, representa la punta de un iceberg que esconde un mal más extendido.

Por este motivo, recomiendo hacer una revisión anual a todos los peludos mayores de 8 años.

Una analítica a tiempo ayuda a detectar un tumor antes de que empiece a dar guerra.

Revisión geriátrica anual.

Cuando detecto un bulto, tomo muestras pinchándolo con una aguja,

y lo examino en el microscopio.

En la mayoría de ocasiones saldrás de la consulta sabiendo si el bulto corresponde a un tumor benigno, o por el contrario, es maligno y podría extenderse.

Hay tumores que es imposible determinar en la clínica si las células son malignas o benignas, en ese caso hay que cortar muestra del tumor, y mandarlo al laboratorio.

¿Como es un tumor maligno?.

Para saberlo has de hacerte 4 preguntas.

Son preguntas sencillas, solo se contestan con SI o No

  1. ¿Ha crecido rápidamente?
  2. ¿Se ha ulcerado?
  3. ¿Está fijado al cuerpo?
  4. ¿Tiene un color distinto la piel?

Si has contestado SI a alguna de las preguntas, es muy probable que el tumor sea maligno.

Para saberlo fijo, tendrás que analizarlo.

La batalla contra el cáncer.

Algunos tumores benignos pueden convertirse en malignos con el tiempo, nunca hay que quitarles la vista de encima.

Siempre digo a mis clientes: «lo único bueno que puede hacer un tumor es quedarse como está, el resto es todo malo.»

Un tumor es como un volcán dormido. Nunca se sabe cuando puede entrar en erupción.

La mejor arma de los veterinarios es quitarlos mientras se pueda.
Pero si dejas progresar la enfermedad, si dejas que el enemigo avance, cada vez tendré menos armas para combatirlo.

Puedes creerme o no.

Pero si descubres un tumor en tu mascota, solo tienes dos opciones:

No hacer nada. Típico de conformistas: «es que ya va muy mayor».

Pero si te gusta pelear hasta el final, llévalo rápido al veterinario, el tiempo corre en contra de tu peludo.

Otro artículo en que hablamos de tumores:

Salir de la versión móvil