Icono del sitio Clínica veterinaria Cristina

Salud preventiva de gatos viejos.

El gato se hace viejo

Cuando un gato se hace viejo, al igual que las personas, se vuelven propensos a dolores, achaques y problemas de salud.

La esperanza de vida de los gatos, ha subido mucho en los últimos años, y con el tiempo, es normal que aumenten las probabilidades de aparición de enfermedades relacionadas con la edad.

Cuando el gato comienza a envejecer, normalmente a partir de los 8 años de vida, recomendamos hacer algunas pruebas, para asegurarnos que sus órganos internos están funcionando adecuadamente.

El chequeo anual es una de las medidas de salud preventiva, más eficaces que se pueden tomar con un gato senior.

Por instinto, los gatos son especialistas ocultando signos de enfermedad. En la naturaleza, los signos de debilidad se pagan caros y los gatos han heredado el instinto de ocultarlos.

Las analíticas, nos ayudan a ver si algo va mal, mucho antes de que el gato comience a mostrarse enfermo.

Si descubrimos una enfermedad en sus inicios, mucho antes de que sea demasiado tarde, el pronóstico mejora sensiblemente. Si quieres que tu gato viva muchos años y sobre todo, que lo haga con calidad de vida debes plantearte hacerle chequeos anuales de salud preventiva.

Normalmente, recomendamos una analítica sanguínea anual en gatos sanos y debe incrementarse la frecuencia, si el animal muestra síntomas o si se observan valores anormales en los resultados.

Si tienes un gato senior, debes estar atento a cualquier cambio en el comportamiento. Es importante traerlo a la clínica si observas alguno de los siguientes sígnos:

Es importante explicar al veterinario, cualquier cambio en su comportamiento habitual, por pequeño o poco importante que pueda parecer.

Algunas enfermedades son frecuentes en gatos senior, como la insuficiencia renal, artritis, hipertiroidismo y cáncer.

La enfermedad renal es muy común en gatos senior.  Las analíticas nos ayudan a detectar, las primeras alteraciones en el funcionamiento de los riñones, mucho antes de que empiecen los síntomas.

Cuando los riñones no funcionan correctamente, dejan escapar a la orina más agua de lo normal, por lo que el gato tiene más sed, bebe más y orina más.

Es un círculo vicioso que se va intensificando. Notarás que tienes que llenar el bebedero y limpiar la arena, cada vez, más a menudo.

La insuficiencia renal es una enfermedad degenerativa, pero no tiene porque significar una sentencia de muerte para el gato. Existen tratamientos que mejoran la calidad de vida del gato y retrasan el proceso degenerativo renal.

Otro problema común en gatos senior es el hipertiroidismo o aumento de actividad de la glándula tiroides. Los gatos hipertiroideos pierden peso, a pesar de tener muy buen apetito y sufren cambios en los hábitos de sueño y tiempo que están despiertos.

El hipertiroidismo es fácil de diagnosticar, pero si se deja sin tratar, acaba desarrollando serios problemas cardíacos, digestivos, incluso ceguera.

A nadie nos gusta oír hablar del cáncer, pero es un problema común en gatos senior y en ocasiones es difícil de diagnosticar, debido a que puede confundirse con otras enfermedades y afectar a varios órganos. El pronóstico y las posibilidades de tratamiento son muy variables según el tipo de cáncer de que se trate y lo que tarda en diagnosticarse.

Otro problema frecuente es la artritis, aunque se trata de una enfermedad poco diagnosticada, por la habilidad que tienen los gatos para ocultar cualquier tipo de dolor o malestar.

Los gatos con artritis reducen mucho su actividad, dejan de saltar a sus lugares favoritos o incluso se puede observar como «se lo piensan» antes de saltar: se quedan mirando al lugar al que intentan acceder, sin terminar de decidirse.

En los casos más graves se observa debilidad y disminución del apetito. Al contrario que los perros, es muy raro que se observe cojera.

No deben administrarse nunca medicamentos humanos para el dolor, les costará mucho metabolizarlos. Hoy día hay nuevas opciones para tratar a largo plazo la artritis de forma segura.

Lo importante es reconocer que la vejez no es una enfermedad, es solo que nuestra mascota tiene más probabilidades de experimentar algunos achaques. En Cristina Veterinarios trabajamos para asegurar, que los gatos senior, tengan la mayor calidad de vida posible.

Otras enfermedades comunes de los gatos:

Salir de la versión móvil